LogoPlateaNuevoCompleto
LogoPlateaNuevo V
bannerPMmayoValent

katiuska javier del real

Noche hermosa

Madrid. 04/10/18 Teatro de la Zarzuela. Sorozábal: Katiuska. Ainhoa Arteta (Katiuska). Carlos Álvarez (Pedro). Jorge de León (Príncipe Sergio). Antonio Torres (Bruno). Milagros Martín (Olga). Amelia Font (Tatiana). Emilio Sánchez (Boni). Enrique Baquerizo (Pich). Coro del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Emilio Sagi, dirección de escena. Daniel Bianco, escenografía. Guillermo García Calvo, dirección de orquesta.

Katiuska no es la obra más conocida de Pablo Sorozábal, pero desde luego es ideal para una noche hermosa de zarzuela, máxime cuando para darle vida se cuenta con un plantel de artistas, desde todos los lados del escenario, del nivel que ha preparado el Teatro de la Zarzuela. El éxito viene, primero de todo, por la mano del director de la entidad, Daniel Bianco, al saber cohesionar escena, canto y orquesta de primerísimo nivel.

En primer lugar ha de hablarse de los cuerpos estables del Teatro, con un coro femenino y masculino, magníficos en su labor, rayando a gran altura en todos esos momentos excelsos que Sorozábal les regala. Después la Orquesta de la Comunidad de Madrid, estupenda en manos de Guillermo García Calvo, quien estos días nos ha escrito una carta abierta hablándonos del poder de la música frente a la xenofobia. Gran talla humana la de Guillermo y gran talla artística. Una batuta privilegiada, una mirada tersa, firme, pero flexible y homogénea que hace resaltar los múltiples lirismos de la partitura. Sorozábal brillando en ritmos, emocionándonos en colores.

Sobre el escenario, un trío de protagonistas de primer orden, que terminan por situar esta noche a la misma altura, o superior, que la de cualquier teatro de ópera del mundo. Ainhoa Arteta en el rol protagonista es un derroche, ¡todo es un derroche en esta noche! Un centro suntuoso y un agudo desenvuelto, además de su habitual elegancia en el decir, ofrecen una Katiuska magnífica que, además lucha contra la habitual cosificación en los dramas líricos. A su lado el lujo de Jorge de León como Príncipe Sergio. Un papel breve que hace destacar desde su momento solista y el concertante de su salida, sobrado de medios. Y además, Carlos Álvarez, a quien en breve le esperan Boccanegra en Londres y Falstaff en Viena. No parece haber barítono mejor. Muy, muy ovacionado, no se puede cantar mejor.

La noche no hubiese sido redonda si no se les hubiese rodeado de un equipo de secundarios de aquellos que saben de zarzuela. De Zarzuela con mayúscula. Amelia Font como Tatiana y Milagros Martín como Olga son maravilla (sí, siempre digo maravilla, pero aquí tengo que decirlo mucho). Hacen disfrutar desde la primera hasta la última de las butacas del teatro. Es imposible no rendirse ante su saber hacer. A su lado, Antonio Torres como Bruno, Emilio Baquerizo como Pich y Emilio Sánchez como Boni cuadran el círculo del contrapunto cómico de forma intachable.

Sorozábal y Emilio Sagi son una pareja perfecta saliendo a bailar. Nadie baila sobre la escena como el director. Nadie ha buscado tantos ritmos y recursos danzables para el foso en la zarzuela como el compositor. A ellos se suma Daniel Bianco, quien realiza un trabajo conciso y bello, una apuesta por la belleza y la elegancia, en una síntesis sublime de la revolución rusa que viene a recordar aquella maravillosa Arca plano secuencia de Sokurov, donde nos concentró la historia rusa en hora y media a través del Hermitage. Como uno de esos cuadros caídos, los oros venidos abajo, Bianco enmarca un capítulo decisivo de Rusia de forma magistral.

No quisiera terminar estas líneas sin recalcar lo curioso y preocupante que puede resultar que, de pronto y de nuevo el equipo de comunicación PRISA a través de sus periódicos y radios (como hicieron hace unos días poniendo en solfa la labor de la Orquesta Nacional entre la incredulidad de todos los que nos dedicamos a la música en este país) haya querido hacer ver la necesidad de igualar los salarios de los cantantes, criticando los emolumentos de esta producción bajo el falso manto del feminismo. Como feminista, decir que los salarios en esta producción no han dependido del sexo del cantante sino de otros factores evidentes para cualquier melómano y no se debe obviar pues, como han tenido que hacer para cuestionar este trabajo, que la soprano cobra más que cualquier hombre de la producción. No vamos a negar la necesidad de igualar a hombres y mujeres en lo laboral, sólo faltaba, pero este no es el caso. Es com si hubiese una necesidad imperante por parte del nuevo INAEM de crear una realidad, exista o no.

Sinceramente, me da miedo que, curiosamente, quienes llevan ahora la institución y quieren “reformarla”, algo que es necesario, vengan precisamente del grupo PRISA y sea este quien lanza piedras entre el estupor general. Dejando de lado la imagen de firmantes teledirigidos, allá cada uno, no parece que las formas estén siendo las mejores, ni siquiera las buenas. ¿Veremos al INAEM imponiendo un tabla rasa de salarios en la Zarzuela? ¿Veremos a la OCNE perdiendo el magnífico rumbo que había tomado? ¿Veremos, finalmente y tiempo después, ver desaparecer al INAEM? Veremos.

Por lo pronto, una noche hermosa, como canta Katiuska, la vivida en el Teatro de la Zarzuela. Una de las más bonitas que recuerdo aquí y ya he vivido muchas. Bravo!

Foto: Javier del Real.

 

 

IBERM 19 Platea banner fin temp mayo
banners perles 250x250
DOÑA FRANCISQUITA PLATEA 250x250
250x250 Capriccio TR PLATEA
banner PlateaMagazine 250x250 novaTemp1920
8 CGC gif 250x250
Platea Solo Música localida
PLATEA CLASSICA CAST 250x250 Spanish min
banner animado Platea Festival 250x250
BANNER ADDA 1920 TEMPORADA
banner Mundo Amigo
Plateamagazine banner dinámico OFGC 250x250p corregido
GIF PLATEA
banner Ayuda en Accion
FJC banner