LogoPlateaNuevoCompleto
LogoPlateaNuevo V
idealista 550x100 dibuja corazon

  • Foto: E. Moreno Esquibel
  • Foto: E. Moreno Esquibel
  • Foto: E. Moreno Esquibel
  • Foto: E. Moreno Esquibel
  • Foto: E. Moreno Esquibel
  • Foto: E. Moreno Esquibel
 

Genuino belcanto

Bilbao. 23/01/2016. Palacio Euskalduna. Bellini: La sonnambula. Jessica Pratt (Amina), Antonino Siragusa (Elvino), Mirco Palazzi (El conde Rodolfo), Elena Sancho Pereg (Lisa), Itxaro Mentxaka (Teresa), José Manuel Díaz (Alessio), Alberto Núñez (un notario). Coro de Ópera de Bilbao. Orquesta Sinfónica de Bilbao. Dirección de escena: Pier Luigi Pizzi. Dirección musical: José Miguel Pérez Sierra

Hay que quitarse el sombrero cuando una cantante demuestra en el escenario dominar un papel tan emblemático como el principal de L​a sonnambula d​e Vincenzo Bellini. Un rol por el que han transitado míticas cantantes como la primera que lo estrenó, Giuditta Pasta, o María Malibrán, y ya en el s. XX, María Callas o Joan Sutherland. Jessica Pratt, ​que debutaba el pasado sábado con Amina en las temporadas de ABAO (Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera), hizo una recreación del papel perfectamente canónica, plenamente belcantista. Sus intenciones y el profundo conocimiento del papel ya se habían podido ver en la excelente entrevista que Yolanda Quincoces le hizo para esta revista. El pasado sábado lo confirmó plenamente, demostrando ser una cantante perfectamente preparada técnicamente para las difíciles agilidades que requiere el papel. Pero no solamente sus coloraturas fueron bellísimas, todo su canto estuvo lleno de intención, de delicadeza, de emoción. No es una voz la suya de una potencia extraordinaria pero siempre se oyó con claridad y por encima de coro y orquesta. Sus p​ianissimi fueron exquisitos, dulces, espectaculares. Ni la endiablada aria de presentación C​ome per me sereno ni en el resto de sus intervenciones flaqueó su fiato o una hermosa línea de canto que encandiló al público. La tierna escena del sonambulismo y la consiguiente cabaletta A​h, non giunge, ​fue rematada por un agudo prístino y bello, de lo mejor que el firmante ha oído en once años que visita regularmente el Palacio Euskalduna. Su enfoque actoral del papel huye de la ñoñería o la empalagosa inocencia. Como ella misma comenta en la entrevista reseñada más arriba, Amina es una joven que le ha arrebatado el prometido a otra mujer, la resentida Lisa, y sabe perfectamente lo que quiere: el amor de Elvino. Y eso es lo que vimos, una mujer enamorada, que insiste con firmeza en su inocencia cuando es injustamente tratada y que perdona con nobleza cuando el entuerto del enrevesado argumento es aclarado. Brillantísima cantante y convincente actriz.

Antonino Siragusa defendió su Elvino con buenas armas: una voz de bello timbre, excelentemente proyectada, de agradable metal y sobradamente potente, incluso para el Euskalduna. Aunque le costó más que a su compañera adaptarse al estilo belliniano nos brindó un bello P​rendi, l’anel ti dono. ​Se mostró valiente en las subidas al agudo, que sonó squillante, mucho mejor resuelto cuando no utilizó apoyaturas, y mostró soltura con sus gestos en el escenario. M​irco Palazzi, e​n el papel del conde Rodolf, cantó muy bellamente su aria V​i ravviso, o luoghi ameni, ​seguramente una de las fuentes en las que bebió Verdi para sus hermosas arias de barítono. Un poco falto de potencia para el espacio bilbaíno, Palazzi resolvió sin dificultad su parte, acertando con esa mezcla de picardía y nobleza que tiene el papel. Elena Sancho  estaba afectada por un proceso catarral que fue avisado en el intermedio por megafonía. Ante esas circunstancias sólo queda agradecer a la cantante el pundonor con el que defendió sus dos principales intervenciones. Esperemos que en posteriores funciones pueda demostrar su valía plenamente. Un placer volver a contar en estas temporadas con la profesionalidad vocal de Itxaro Mentxaka. ​Poco audible, pero correctamente cantado, el Alessio de J​osé Manuel Díaz y cumplidor A​lberto Núñez c​omo notario. L​a sonnambula e​s una ópera donde el coro tiene un papel importante y sus intervenciones son numerosas. El C​oro de Ópera de Bilbao se mostró empastado en todo momento, destacando su trabajo en la escena que abre el segundo acto en donde su pudo apreciar la calidad que atesora, aunque yo destacaría la gracia y el buen hacer con la que cantaron la campestre melodía I​n Elvezia non v’a rosa.​

José Miguel Pérez Sierra ya fue el director musical del anterior bellini de ABAO, I​ puritani. ​Volvió a demostrar que es un maestro que conoce perfectamente este repertorio concertando con elegancia aunque esta vez con algunos t​empi un tanto lentos. Siempre atento al escenario, su objetivo fue el lucimiento de los cantantes y dejar que fluyeran dulcemente las conocidas melodías bellinianas. Buena respuesta desde los atriles de la siempre solvente Sinfónica de Bilbao.

Firma la producción de esta Sonnambula, proveniente del Teatro Bolshói de Moscú, un nombre tan conocido y apreciado como es el de Pier Luigi Pizzi. El director traslada la acción de un pueblo suizo a finales del s. XVIII a lo que parece un entorno burgués de finales del S. XIX. No chirría este cambio y casi se agradece ante puestas que inciden demasiado en el folclorismo alpino. Choca quizá que los aquí acomodados ciudadanos rusos (la vestimenta de muchos de los hombres sitúa en este país la acción) se sorprendan tanto ante el sonambulismo, un detalle que dada la poca enjundia de la historia contada parece nimio. Pizzi demuestra que es un hombre de teatro planteando unos movimientos de escena entretenidos y ágiles que mantienen la atención y avivan el ritmo de la acción, aunque la que indique el libreto se ralentice. La escenografía (que firma el propio Pizzi así como el elegante vestuario) es sencilla, está bien resuelta y resulta agradable con esos álamos o chopos estilizados que llenan el escenario, e incluso la escena del sonambulismo tiene su momento de emoción aunque el molino resulte un poco kitsch. Acertada iluminación de Mark Stavtsev y sencilla y elegante la coreografía de Ekaterina Mironova y que seguramente Pizzi introduce para, como se ha dicho, aligerar la acción. 

 

 

250x250 Faust TR PLATEA 13 07 18
banners LF 250x250
IBERM 18 Platea temp banner mayo
02. Platea Magazine banner 250x250
PLATEA MAGAZINE BANNER 250X250 1
Platea 250x250
BANNER HINVES PLATEA 250X250
GIF FRA DIAVOLO Primavera
Platea Magazine 18 19 Abono
FJC banner