LogoPlateaNuevoCompleto
LogoPlateaNuevo V
bannerPMflores550x100dic

 

daniel hope copyright felix broede

Expresivo y virtuoso 

Zaragoza. 12/02/2017. Auditorio de Zaragoza. Obras de Sor, Bruch y Beethoven. Daniel Hope, violín. Orquesta de Cadaqués. Dir. musical: Jaime Martín.

En el marco del XXVII Ciclo de Introducción a la Música, la Orquesta de Cadaqués regresaba una vez más a la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. Lo hacía en esta ocasión bajo la batuta de Jaime Martín, su director titular tras la desaparición del gran Sir Neville Marriner, y en compañía del violinista sudafricano Daniel Hope, en el marco de una pequeña gira por la península y de cuyo concierto en Barcelona y dimos cuenta en estas páginas.

La Orquesta de Cadaqués está en buena forma, se diría que atraviesa un momento dulce, de sonido confiado y firme. Prueba de ello es que con un orgánico reducido, apenas cuarenta músicos, nos brindaron un programa variado, desde Sor a Beethoven pasando por Bruch y sin percibir en ningún momento flaqueza alguna en el sonido. La obra de Ferrán Sor ha estado presente en los conciertos de la Orquesta de Cadaqués desde muy temprano y ahí está la grabación de sus oberturas para recordarlo. El concierto matinal que nos ocupa abría de hecho su propuesta con dos de éstas, la de la ópera Telemaco nell´isola di Calipso y la de la Cantata a la Duquesa d´Albufera. Una buena propuesta para abrir boca, un buen aperitivo, donde la Orquesta de Cadaqués hizo gala de un sonido equilibrado y grácil.

Aunque no fue pluscuamperfecto, más expresivo que virtuoso, Daniel Hope brindó una convincente recreación del Concierto para violín y orquesta no. 1 de Max Bruch, una partitura que el gran Joseph Joachim hizo suya y que amalgama pasajes de gran virtuosismo técnico con otros de honda expresión, en la senda típica del postromanticismo. Tal y como confesaba en una reciente entrevista, Daniel Hope lleva interpretando este concierto desde que tenía diez años y el dominio de la partitura es obvio en sus manos, más allá de alguna nota que bailó aquí y allá, muy puntualmente. De hecho Hope grabó el concierto en 2011, en el álbum The romantic violinist con la Royal Stockholm Philharmonic Orchestra y el director Sakari Oramo. Cabe poner en valor la sintonía entre Hope y la batuta de Jaime Martín, en lo que fue un verdadero diálogo, con un fraseo cuajado de continuos intercambios entre solista y orquesta. Brillantísima, puro virtuosismo, la propina ofrecida por Daniel Hope, con una obra de Ravi Shankar.

La segunda parte del concierto proponía la Sinfonía no. 7 de Beethoven, un clásico exigente cuanto más programado y conocido. Por lo general convenció el hacer de Jaime Martín en el podio, con un gesto preciso, nítido y elegante, sin aspavientos. Quizá faltó un punto de inercia, una sensación mayor de fluidez e impulso, pues la versión de Jaime Martín privilegió una óptica más esquemática, analítica por momentos, dando a menudo -y con acierto- protagonismo a las maderas sobre las cuerdas, sumamente solventes en tanto que reducidas casi a la mínima expresión. El concierto se remató con el bello Valse triste de Sibelius a modo de propina. 

 

 

PlateaMagazine 250x250

AYUDANOS PlateaMagazine 500

PLATEACONCIERTOSREV0 150 kb
Jaroussky LesArts dic19
donizetti bergamo festival
OperaTF RIGOLETTO Platea Banner250x250px
PLATEA MAGAZINE AIDA CAST 250x250
BannerPlatea2019
Platea 19 20 localidades noviembre19
CECILIA VALDES HISPAVISTA 250x250
banner turandot 250x250
Banner Europe Low
250x250 MyOperaPlayer TR PLATEA
ayuda accion apadrina 250x250
fundacion Carreras 2019