LogoPlateaNuevoCompleto
LogoPlateaNuevo V
bannerPMflores550x100dic

Kaufmann Stemme Walkure Bayerische18

Un arquitecto llamado Kirill Petrenko

Uno de los acontecimientos más esperados del siempre interesante y muy completo Festival de Ópera de la Bayerische Staatsoper era la representación de El Anillo del Nibelungo, con la reposición de la producción de Andreas Kriegenburg y, sobre todo, la dirección musical de Kirill Petrenko. Y las expectativas no han sido defraudadas. Esencialmente en lo musical, donde hemos presenciado cómo un director nada mediático ni divo, extremadamente tímido, levantaba un edificio impecable, bellísimo, fiel al maestro Wagner pero dejando su impronta personal, su sello. Un sello que se fundamenta en una entrega total cuando está en el podio del foso; en una minucioso despliegue de técnica, talento y sabiduría; en la creación de momentos inolvidables por el tratamiento de la orquesta y la dirección de cantantes.

Momentos como ese primer acto de la Walkiria (con unos insuperables Anja Kampe y Jonas Kaufmann) que pasará a la historia, o como la totalidad del Ocaso, la más redonda y perfecta en su ejecución de todas las óperas de esta Tetralogía. Petrenko es un genio, un mago, un regalo para el amante de la ópera y en este Anillo lo ha vuelto a demostrar. Y ha demostrado que es un conjunto de primera línea, a nivel de cualquiera de las grandes formaciones que se aposentan en los escenarios, la Orquesta de la Bayerische Staatsoper, un conjunto formado por excepcionales maestros que responden al unísono a la batuta de su gran director. 

Si hay que destacar un cantante por encima de un elenco, en líneas generales, de grandísimo nivel, esa sería Nina Stemme. La soprano sueca ha sido, con Petrenko, la gran triunfadora de este Ciclo. La entrega, la fuerza, la belleza, el dominio de su voz, la proyección, todo esto y mucho más ha hecho que su Brunilda sea de referencia absoluta en la actualidad. Quizá el punto más débil y también, he de decirlo, más doloroso para sus admiradores (entre los que me encuentro) ha sido la floja actuación de Wolfgang Koch como Wotan. Se esperaba mucho más de él y, sobre todo en el final de la Walkiria no estuvo a ese nivel al que nos tiene acostumbrados, aquejado al parecer de alguna afección vocal.

La producción de Andreas Kriegenburg no pasará a la historia de la dramaturgia wagneriana. Sin un hilo conductor claro, con momentos brillantes (menos) y muchos rutinarios o poco atractivos (más) pienso que no ha sabido captar la esencia de esta magna obra y ha tratado cada obra por separado sin buscar una interpretación integral del Anillo. Pero poco ha importado. Los que hemos tenido la suerte de ver estas cuatro representaciones no las olvidaremos fácilmente: ante este edificio de Petrenko sólo queda quedarse con la boca abierta y aplaudir a rabiar. 

Crítica de Das Rheingold

Crítica de Die Walküre

Crítica de Siegfried

Crítica de Götterdämmerung

 

 

PLATEACONCIERTOSREV0 002 150 kB
IBERM 19 Platea London Phil oct banner
250x250 MyOperaPlayer TR PLATEA
TRES SOMBREROS PLATEA 250x250
PlateaMagazine 250x250
OperaTF RIGOLETTO Platea Banner250x250px
PLATEA MAGAZINE AIDA CAST 250x250
26 CGC gif 250x250
Platea 19 20 localidades noviembre19
LesArts Mamelles 18nov19
BannerPlatea2019
250x250 beckmesser Miura Tchaikovsky LF
MundoAmigo junio19
donizetti bergamo festival
public plateamagazine 250X250 0FGC 1920
04 Quorum Ballet platea
ayuda accion apadrina 250x250
fundacion Carreras 2019